Difusión de la marca

Por Jorge de Luna

jorgedeluna@7talleres.com

En la década de los setentas existía un par de periódicos, una docena de estaciones de radio y una empresa de televisión para posicionar una marca, solo se requería un amplio presupuesto para ser visible.

En la actualidad existen más de mil 600 medios de comunicación nacionales e internaciones, convencionales y especializados, 69.6 millones de personas que tienen un dispositivo móvil y 74.3 millones de usuarios conectados, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018, por donde se intercambia información con inmediatez y alcance global.

Para poner en una forma gráfica, imaginemos un salvavidas en una alberca y en medio del Atlántico, el primero, es más fácil verlo, el segundo, es imposible al menos que intervengan otros elementos de geolocalización.

De la misma forma funciona la información con la evolución de las tecnologías que han transformado todas las actividades de todos los seres humanos que pueden acceder a ellas, ya que nueve de cada 10 utilizan Facebook y otras plataformas.

Establecer comunicación es más sencillo y espontáneo, pero el riesgo es que el mensaje no se emita apropiadamente y se entienda diferente a lo que habíamos planteado.

De la misma manera funciona la comunicación corporativa, las relaciones públicas, las campañas de marketing cuyo objetivo es el crecimiento rentable de las compañías y, desde luego, de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Para ser claros, una empresa que tiene una plantilla laboral de más de 100 personas requiere de una estrategia de comunicación, lo mismo que las personas que venden por catálogo.

En la actualidad, vender a través de las relaciones públicas, branding, storyteeling, etc. se ha convertido en toda una ciencia y en objeto de estudio de las universidades en las distintas disciplinas como la comunicación, sociología, psicología, mercadotecnia, administración, finanzas, etc., para cómo lograr vender más.

Cómo tener los productos y servicios mejor diferenciados para quedar en el referente de cada uno de nuestro público objetivo.

Cada vez hay que implementar elementos de ciencia y a priori para sobresalir y lograr diferenciación con nuestra competencia.

Innovar, entender para qué es la comunicación y analizar la industria de las noticias son claves del éxito para colocar un producto en el mercado.

En maestro Carlos Bonilla en su libro “Oportunidades de las relaciones públicas en la internet. Cómo enfrentar ataques en las redes sociales”, establece que el principal reto de la comunicación corporativa y de las relaciones públicas es “crear vínculos efectivos”.

Ante ello, hay una oportunidad para los comunicadores y de profesionales en condición de desempleo para llevar a cabo una buena comunicación. Este mes daré un taller en donde charlaremos la importancia de la industria de las noticias y de los cambios que ha obligado a las agencias de relaciones públicas a cambiar su rumbo para entender la dinámica de los medios.

No todos los negocios o empresas y changarros pueden pagar a las grandes agencias de publicidad para posicionar de manera profesional y con estrategia su marca, sin embargo, las llamadas “boutiques de relaciones públicas” o los “consultores independientes”, son opciones para abarcar este mercado de las Pymes, que de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE) 2019, en nuestro país, había un total de 4 millones 057 mil 719 Microempresas, con una participación en el mercado equivalente al 97.3 por ciento.

Dice: además, había un total de 111 mil 958 Pequeñas y Medianas Empresas (PyMES), con una participación de 2.7 por ciento en el mercado.

Y enfatiza la encuesta: en total, tenemos en el país un total de 4 millones 169 mil 677 Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPyMES), clasificadas en los sectores de manufacturas, comercio y servicios privados no financieros.

Lo sorprendente es que el 95.4 por ciento de las empresas declaró que no participa en cadenas globales de valor y el 34.8 por ciento señala que se debe a que no tienen información de cómo hacerlo; 19.1 por ciento considera que no es necesario y 15.5 por ciento no le interesa participar en dichas cadenas.

Vender más o crecimiento rentable significa acceso a otros mercados, por lo que en la misma encuesta tres de cada 10 empresas que participaron en cadenas globales de valor consideran que el principal beneficio que obtienen es el acceso a otros mercados, mientras que una quinta parte señaló contar con mayor estabilidad de la demanda y de los precios.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 7 talleres 2019 | All rights reserved.

× ¡Hola!